fbpx
Supera tus miedos a elegir un nicho

Supera tus miedos a elegir un nicho

Cuando uno decide dar el paso y dejar de ser un generalista proveedor de servicios creativos básicos, a ser un especialista que resuelve un tipo específico de problema para un tipo específico de cliente, casi siempre suceden 3 cosas:

1. Puedes cobrar más.

2. Tus clientes confían más en ti y te conceden más libertad y respeto.

3. Es más fácil cerrar tratos.

Aparentemente, suena genial, pero espera un momento.

Cuando a alguno de nosotros le proponen la idea de elegir un nicho, aparecen los pánicos.

Ya no sirve decir, por ejemplo, que redactas los textos de una página web por 500€, que haces un logo por 800€ o una página web por 900€.

Ahora lo que tienes que hacer es una propuesta de valor que responda y resuelva una necesidad real.

La realidad es que seleccionar un nicho rentable y centrarse en él, es una tarea desafiante e intimidante.

Miedo a escoger un nicho

Antes de seguir avanzando en el qué ofrecerás o cómo encontrarás clientes para tu nicho, lo primero que debes hacer es enfrentarte a tus propios miedos:

  • No sé si he elegido el Nicho adecuado para enfocarme profesionalmente.
  • Este Nicho no me va a proporcionar los ingresos que realmente estoy buscando.
  • Me estoy pegando un tiro en un pié reduciendo el número de clientes a los que puedo acceder.
  • Siempre es lo mismo. Me aburriré rápidamente.

Todos estos miedos son más que razonables, pero son un obstáculo para los creativos que ofrecemos nuestros servicios de forma independiente.

Tenemos que comenzar por abandonar la autoidentificación con la función de lo que hacemos. Me explico, si haces páginas web eres un diseñador web o si escribes textos comerciales eres un copywritter.

Otro gran miedo que tenemos a la hora de seleccionar nuestro Nicho es el miedo a decir que NO.

Cuando alguien comienza un negocio, es contrario a todo tipo de expectativas rechazar a personas que quieran pagarte.

Aversión a la pérdida

En algún momento, sentirás que estás excluyendo a clientes deseables, al decirle NO a clientes que podrías ayudar, pero están fuera del Nicho escogido.

En mi caso, si estoy vendiendo un curso digital que no requiere que haga nada para satisfacer la transacción, ¿por qué voy a querer rechazar a un cliente?

Muy simple, la razón por la que en ocasiones rechazas a la gente es porque rechazar a muchos, refuerza unos pocos.

Si le digo a alguien que no debería matricularse en un curso, en el caso de que X razones sean verdaderas, aquellos que no se sientan identificados con esas razones, son más propensos a considerar este curso como adecuado para ellos.

No nos podemos olvidar que cada comprador quiere comprar productos que están hechos solo para ellos. Lo mismo se aplica a la consultoría de nicho: los clientes con problemas específicos compran servicios específicos.

Síndrome del Impostor

A menos que seas una persona inusualmente segura de tí misma, pondrás en duda tu experiencia y tu valía cuando decidas aumentar tus precios y ofrecer tus servicios al nicho elegido.

Al contrario de lo que solemos pensar, cuando eres generalista es mucho más difícil estar a la altura. Ya que tienes que estar lidiando continuamente con la curva de aprendizaje de los diferentes mercados y nuevos problemas.

Sin embargo, en cuanto comienzas a especializarte comienzas a adquirir mucha más experiencia y conocimiento en una gama mucho más limitada de problemas.

Cada día que pasa te conviertes en una versión mejor de ti mismo y tus niveles de confianza aumentan rápidamente.

Aburrimiento

Es muy común pensar que si te especializas, estás reduciendo mucho el alcance de lo que haces y te aburrirás enseguida de tu trabajo.

“Hacer lo mismo una y otra vez será muy aburrido”

Pero en realidad es otro miedo falso.

Por ejemplo, quién crees que da las charlas TED ¿un generalista o un especialista?

Bueno, como alguien que se ha especializado en ayudar a creativos freelance (no a profesionales en general) en su transformación digital, puedo decirte que hay algo muy emocionante en convertirte en un experto de un nicho.

Aunque parezca que estás haciendo un trabajo repetitivo, en realidad, encuentres diferentes formas de resolver un problema específico.

Escogiendo el nicho equivocado

Es el gran miedo.

Es probablemente el más engañoso porque es psicológicamente muy complejo.

Involucra tanto la aversión a la pérdida, como la parálisis por análisis.

Los productos y servicios se crean para responder a las necesidades que tiene la gente. Y lo mismo sucede a la hora de escoger un nicho, necesitas ofrecer una solución real a un problema real.

Desde mi punto de vista, escoger un nicho, especializarse y convertirte en un experto, solo ofrece ventajas a los creativos independientes.

Próximos pasos:

  1. Identifica a quién servir.
  2. Propón qué ofrecerles.
  3. Da prioridad al “qué” (qué es más valioso).
  4. Estima el tamaño y el alcance del mercado elegido.
  5. Diferénciate.
  6. Y reorienta tu marketing para adaptarte a tu nuevo nicho.

Si has conectado con mi forma de ver las cosas, apúntate a una minicharla estratégica conmigo y en 20/25 min. te explicaré cómo enfocar y dar los primeros pasos más inteligentes hacia tu propia reinvención profesional.

>> Reserva tu sesión http://bit.ly/2F3PvH4

¿Ahora te toca a ti? ¿Eres generalista o ya te has especializado? ¿Cuál es tu nicho? Cuéntamelo en los comentarios.