fbpx
Cómo elegir el posicionamiento para tu marca, qué estrategias existen y qué errores no debes cometer

Cómo elegir el posicionamiento para tu marca, qué estrategias existen y qué errores no debes cometer

En un panorama tan competitivo como el actual, es necesario destacar los beneficios que nuestra marca aporta a los consumidores. Para poder hacerlo, asociamos nuestra marca con ciertos valores y atributos. Si queremos conectar con nuestro público es imprescindible que seamos coherentes. Lo que transmitimos y comunicamos debe ser acorde con nuestra personalidad. Es decir, que los valores y atributos que asociamos a nuestra marca deben estar alineados con nuestra personalidad. Y es de esta forma, como comienza a construirse el posicionamiento de nuestra marca.

[/vc_column][/vc_row]

La elección del posicionamiento de marca la realizamos nosotros, pero la percepción que nuestro público tendrá de nuestra marca, no depende exclusivamente de nosotros. Depende de cómo la comuniques. Depende de las experiencias que viva tu público con tu marca. Depende de las opiniones que tengan sobre tu marca. Depende de lo que hagan tus competidores.

Como ves, dependen de muchos factores y claramente, una parte es controlable pero otra no.

De manera, que cada persona tendrá una percepción distinta de nuestra marca. Por eso, es tan importante que seamos coherentes, si no jamás conseguiremos una conexión emocional con nuestro público.

Si no se puede construir el posicionamiento de una marca ¿cómo conseguimos posicionar nuestra marca?

Lo que debemos hacer es elegir el lugar en el que nos gustaría colocar nuestra marca en la mente del consumidor, y poco a poco, con cada pequeña acción que hagamos, intentar acercarla lo máximo posible hacia ese lugar.

¿Cómo se elige el santo lugar?

La elección del lugar, no es aleatoria. Al principio de este post, te comentaba la importancia que tiene ser coherentes con la personalidad de nuestra marca y con lo que nuestros clientes esperan.

Cuando trabajamos nuestra estrategia de marca, realizamos un análisis interno para conocer cuales son nuestras fortalezas y debilidades. Y un análisis externo, para descubrir amenazas y oportunidades en nuestro sector. Una vez que sabemos esto, ya sabemos que atributos conectarán mejor con nuestro público.

Pero además, como en esta vida todo funciona por comparación, las marcas no van a ser menos. Dependiendo de la percepción que el consumidor tenga de nuestros competidores y el posicionamiento que hayan escogido, podremos elegir nuestro lugar ideal y sabremos cómo podemos competir contra ellos.

Vale, muy bonito, pero ¿para qué me sirve todo esto?

En los 20 años que llevo en el sector, me ha quedado claro que el posicionamiento es una de las patas más importantes a la hora de crear una marca. La elección del posicionamiento decide cómo será una marca. Pero a su vez, también me ha quedado claro, que es la fase que más veces se salta la gente a la hora de construir una marca.

¡No pienses que no sirve para nada! Que es algo innecesario. Que simplemente es una elección caprichosa.

Del posicionamiento se derivan los objetivos y estrategias de tu marca, así como el diseño, marketing y toda su comunicación.

¿Qué estrategias de posicionamiento existen?

Evidentemente, antes de hacer nada debemos saber qué estrategias existen y cuál es la más apropiada para nuestra marca.

  1. Estrategia de líder: Marca las reglas del juego a todos sus competidores. Vamos, el puto amo.
  2. Estrategia de seguidor: Básicamente copia todo lo que hace el líder.
  3. Estrategia de retador: Pone en duda cómo está funcionando actualmente su sector. Pone en duda comportamientos del líder.
  4. Estrategia de nicho: Busca un lugar pequeño que aún esté sin explotar. Algo muy especializado.

Errores que no puedes cometer

Los errores más habituales a la hora de elegir el posicionamiento son los siguientes:

  1. Sobreposicionarse: Nos hemos limitado demasiado. En la búsqueda del lugar ideal nos hemos colocado demasiadas trabas.
  2. Infraposicionamiento: Es justo lo contrario. Por no querer limitarnos en exceso, no representamos ni destacamos en ningún aspecto.
  3. Posicionamiento dudoso: La idea que transmitimos es poco creíble.
  4. Posicionamiento confuso: Cuando cambiamos constantemente de lugar o asociamos hoy una atributo y mañana otro a nuestra marca.

Desde el Hacktivismo del Marketing quiero recordarte que hagas lo que hagas para posicionar tu marca, debes entender que la frialdad de la red, poco a poco, está desapareciendo y dando paso a la humanización. Y con ello, la forma en la que las marcas deben acercarse a las personas.

Esta humanización también trae consigo el resurgimiento de la creatividad como eje central de nuestras acciones. Debemos hacer cosas diferentes, que molen, acciones que impacten de alguna forma a nuestro público, que remuevan algo por dentro.

El que no innove. El que no se arriesgue. No conseguirá un buen posicionamiento para su marca.

Recuerda: El posicionamiento es encontrar el mejor lugar para conectar con tu público y destacar por encima de tus competidores.

Si lo prefieres puedes escuchar este episodio en iTunes, Spreaker, Google Podcast, Castbox o Spotify.

¡Ahora te toca a ti! ¿Qué lugar has escogido para posicionar a tu marca? ¿Qué acciones has realizado para conseguir acercar tu marca a ese lugar?



Únete a la conversación