fbpx
Cómo conseguir que tu marca sea adorada y cómo transformar a tu público en seguidores fieles

Cómo conseguir que tu marca sea adorada y cómo transformar a tu público en seguidores fieles

En los últimos años estamos siendo testigos, cómo algunas marcas se han convertido en auténticas religiones. Tiendas convertidas en catedrales. Colas interminables para poder ver los objetos sagrados. Empleados súper amables que dan respuesta a todas tus dudas y necesidades. Personas subidas a púlpitos predicando las bondades de la marca. Etcétera. Etcétera.

“La religión cumple la necesidad de creer en algo” Sigmund Freud

¿Cómo se consigue que adoren tu marca y cómo transformar a tu público en fieles seguidores?

Piénsalo un momento. Claramente marcas como Apple es lo que buscan a nivel estratégico.

Apple es solamente una empresa de ordenadores como otras muchas que existen en el mercado.

No hay nada que los distinga estructuralmente de su competencia.

Al igual que en otros sectores sus trabajadores no son algo exclusivo en ellos. Son las mismas personas que ya han trabajado y/o trabajarán para otras marcas.

No tienen los mejores productos de su sector.

Sus precios están muy por encima de lo que ofrecen.

Pero aún así, la gente cree en Apple y desea sus productos por encima de sus competidores.

¿Cómo lo hacen? ¿Cómo se consigue esto? ¿Tienen en realidad algo diferente a los demás?

Todas las marcas que tienen un éxito muy por encima del resto, actúan y se comunican de la misma forma. Y es justo lo contrario, a la forma de comportarse de los que no tienen tanto éxito en su sector.

Es la llamada “Teoría del Círculo de Oro” de Simon Sinek.

Te voy a explicar muy rápidamente en qué consiste esta sencilla idea.

Todas las marcas, grandes, pequeñas, exitosas o no, tienen muy claro “Qué” hacen. El 100% saben perfectamente.

Un porcentaje más reducido, pero sigue siendo amplio, saben “Cómo” lo hacen. Es lo que se suele conocer como propuesta de valor.

Pero muy muy pocas pueden explicar “Por qué” lo hacen.

La gran mayoría no conocen su gran por qué. Con esto me refiero a lo que mueve de verdad a esta marca.

Y no hablo de dinero. Por supuesto, que cualquier negocio busca ganar dinero. Pero esto no es el “Por qué” sino el resultado lógico.

Hablo de su causa. De su propuesta. De lo que realmente quieren cambiar.

Hablo de la razón de su existencia.

Hablo del “Por qué” de su manera de actuar. El “Por qué” de sus actos. El “Por qué” de la manera en que se relacionan y comunican con su público.

LA MAYORÍA

UNOS POCOS

Fíjate en el gráfico. Lo habitual y lo que hacen la gran mayoría es ir de lo que tenemos más claro, lo que para todo el mundo es más evidente, hacia lo más complejo. Es decir, ir ahondando poco a poco, de las capas externas hacia las internas.

El 99% del mercado actúa y se comunica con su público de esta forma.

Pero lo que el “Círculo de Oro” nos propone es hacer justo lo contrario.

Te voy a poner un ejemplo muy clarificador.

Imagínate que Apple se comunicase de la forma habitual. Sería algo así:

  1. ¿Qué? Hacemos productos asombrosos.
  2. ¿Cómo? Son productos perfectamente diseñados. Sencillos e intuitivos.
  3. ¿Por qué? ¿Quieres comprar uno?

Como puedes ver éste es el clásico esquema de venta. Pero obviamente no impresionaría a nadie. Pasaría totalmente desapercibido entre el resto de marcas.

Pero qué pasaría si invertimos el proceso:

  1. ¿Por qué? Creemos en las personas que piensan de forma diferente. Creemos en el cambio del Status Quo.
  2. ¿Cómo? Retamos y desafiamos este Status Quo creando productos perfectamente diseñados. Sencillos e intuitivos.
  3. ¿Qué? Sencillamente, hacemos productos asombrosos. ¿Quieres comprar uno?

Al invertir e incluir el “Por qué”, el mensaje cambia radicalmente.

La Teoría del Círculo de Oro de Simon Sinek, nos enseña que la gente no compra lo “Qué” hacemos. La gente compra el “Por qué” lo hacemos.

Las personas buscan algo en lo que creer. Formar parte de un grupo. Que les prometan algo. Que les ofrezcan esperanza.

Este es solamente un ejemplo del gran poder que tienen las marcas. Cuando uno aplica la teoría del círculo de oro, el objetivo ya no es vender un producto. El objetivo es compartir creencias y vender algo en lo que creer.

Si lo prefieres puedes escuchar este episodio en iTunes, Spreaker, Google Podcast, Castbox o Spotify.

¡Ahora te toca a ti! ¿Adoras alguna marca? ¿Por qué crees que te atrae tanto?



Únete a la conversación